Subtes de Nueva York

Para viajar en el metro deben comprar una tarjeta de transporte llamada Metrocard.
Se compran en las máquinas automáticas -Metrocard Vending Machines- disponibles en la mayoría de las estaciones (en la entrada de cada estación se indica si hay máquina o dónde está la más cercana).
Pueden pagar en efectivo, tarjetas de débito o de crédito.
Visiten nuestra página dedicada a las tarifas del metro para tener información sobre los precios y tipos de tarjetas.
La Metrocard es la tarjeta del transporte público de Nueva York (funciona en el metro y en los buses locales).
Deben pasarla por los torniquetes cada vez que ingresen al sistema.
Hay varios tipos de tarjetas. Para elegir la más conveniente para Ustedes lean cómo usar la Metrocard.
Adicionalmente, la Metrocard se utiliza para viajar en el Airtrain que conecta el aeropuerto JFK con la ciudad por unos pocos dólares.
En caso de que la tarjeta no funcione bien o se les estropee acérquense a un operador en la caseta para que se le transfiera el monto a una nueva.
Los mejores mapas del Metro de New York (MTA) son gratuitos y están disponibles en las taquillas o casetas de los operadores de las estaciones principales, pídanlo en cuanto lleguen.
No se confíen de mapas viejos, pues siempre están ocurriendo cambios en las conexiones.
El Metro de Nueva York funciona las 24 horas todos los días del año.
La frecuencia de los trenes disminuye notablemente entre la media noche y las 6 de la mañana, y también es menor los fines de semana y días feriado.
Si están apurados o quieren llegar rápido a su hospedaje luego de una noche de marcha o un buen concierto, quizás deban tomar un taxi que entre varios se hace llevable.
Aprende cómo planificar tus recorridos en el transporte público de NY con Google Maps (hay Wi-Fi gratis en varias estaciones y otros lugares de Nueva York).
Podrán chequear las mejores conexiones y los tiempos estimados del trayecto en tiempo real.
Nunca olviden que en una misma estación e incluso en un mismo andén pueden pasar distintas líneas (sobre todo en las más importantes).
Para no equivocarse de tren lean bien las indicaciones en las pantallas de la estación y fíjense en el número o letra en la parte delantera y los laterales del metro antes de subirse.
Las líneas del subterráneo de Manhattan, son las más complejas y el corazón del metro. Cuando viajen en ella deben estar claros de cuál es su punto de partida y hacia dónde se dirigen, con esto en mente sabrán si deben ingresar por el acceso hacia el Uptown (norte de Manhattan) o al Downtown (sur de Manhattan).
Si tienen dudas chequeen las indicaciones de la línea en los letreros sobre los andenes y en las columnas de las estaciones.

Dejar salir antes de entrar

Como en la mayoría de los metros del mundo, cuando llega un tren a la estación la regla implícita es ponerse a los lados de las puertas para dejar salir a los pasajeros y después entrar.

Atentos a los trenes cortos

Como en la mayoría de los metros del mundo, cuando llega un tren a la estación la regla implícita es ponerse a los lados de las puertas para dejar salir a los pasajeros y después entrar.

No entrar sin pagar

No intenten entrar a las estaciones por las salidas (aunque vean que muchos sinvergüenzas lo hacen) suena una escandalosa alarma y si los atrapa un vigilante pasarán un muy mal rato.

Sujétense bien

Es importante sujetarse bien antes de que el tren arranque, es común que el metro “vacile” a los usuarios, dando falsos arranques y luego frenazos bruscos. La verdad no sabemos porqué, pero así es. Entonces sujétense bien a menos que quieren terminar sentados en las piernas de un desconocido.

Pueden viajar con valijas

Si andan con valijas o bultos enormes no se preocupen, en el metro se aceptan (es la forma más barata para conectar con los aeropuertos). Eso sí, acérquense a las puertas cuando estén cerca de su estación.

Menores de 3 años no pagan


Promociones

Cuando vayan a entrar a un museo estén pendientes si hay alguna promoción con la Metrocard (son frecuentes y permiten ahorrar unos cuantos dólares).

Pregunten con confianza

Cuando tengan dudas pregunten a otro usuario (no a los operadores, generalmente amargados). Aunque los neoyorquinos tienen fama de rudos, en el metro son unos ángeles. Es que todos se han perdido alguna vez en este laberinto subterráneo, y al igual que Central Park en el subway de Nueva York todos son iguales.